Cambios en la dirección del Colegio “Ntra. Sra. de Guadalupe” de Calchaquí

775 veces leído

Con 59 años de vida, la institución educativa seguirá perteneciendo a la Congregación de Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, pero las religiosas decidieron cederles el control a los laicos y ya no residirán en Calchaquí.

Luego de 59 años, las monjas que forman parte de la Congregación de Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas decidieron cederles el control del Colegio Nuestra Señora de Guadalupe  a los laicos que actualmente conforman el consejo directivo de la institución. Si bien el vínculo seguirá activo, las religiosas ya no residirán en Calchaquí, lo que marca un antes y un después en la vida institucional de una de las escuelas más tradicionales de la ciudad.

Historia

El 10 de marzo de 1959, llegaron a Calchaquí las Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas; la Madre General Blanca López, Madre Enriqueta Dopazo, Hna Elvira Rufino, Hna Rosa María Ceschi y Hna Marina Alarcón.

La esperaban en nombre de la comunidad de Calchaquí el padre Emiliano D¨Far y una entusiasta y trabajadora Comisión Pro Colegio, de padres de familia. A los dos días de llegadas recibieron la visita del Obispo de la Diócesis de Reconquista, Monseñor Juan José Iriarte, quién les dio la bienvenida y su bendición.

Las Hermanas vivían en la casa que les prestaba Félix Zordán, una capillita, dos habitaciones, cocina y baño, y una pequeña galería que luego se amplió y cerro con una mampara de vidrio.Allí se desarrollaban todas estas actividades que comenzaron el 19 de marzo: el Jardín de Infantes, Cursos de dos años de Teneduría de libros y dactilografía.Y en Barrio Santa Rosa, todos los días, Catequesis y Promoción Humana.De inmediato se comenzó a buscar un terreno para edificar un Colegio.

Después de andar, se consiguió la manzana de 62 de 100 m por 120 m que parecía alejada del centro, de la Parroquia de la avenida, pero con gusto se la compró.

En ese año se continuó con el primer grado inferior y para dar la clases se usaba un club. Luego se recibieron alumnas internas, que venían de los distintos pueblos y colonias.

Fuente: Calchaquí en el Mundo

Ad
Ad
Ad

También puede gustarle...