Último adiós a la Sra. Perla Benamú, la recordada directora de la escuela Nº 6117 (Video)

871 veces leído

Con mucho pesar e incontables palabras en su honor en las redes sociales, Calchaquí despide a la Señora Perla. Docente, escritora, referente de la “escuela nacional” y quien ya había sido declarada ciudadana ilustre de la ciudad.

Perla Benamú nació en Villa Ocampo y cursó sus estudios primarios en la escuela Bernardino Rivadavia y secundarios en el colegio San José, ambas instituciones de Reconquista. En su dilatada carrera docente trabajó en quince establecimientos educativos de El Sombrerito, Campo Bello, Berna, Campo del Medio, Santa Fe, Santo Tomé, San Martín Norte, Colonia Silva, Campo Arocena, Felicia, Arroyo Ceibal, Villa Guillermina y en la escuela Nº 6117 de Calchaquí.

Además supo ser una prolífica escritora. En el año 2013, más precisamente el 24 de mayo, presentó su libro “Al maestro…con humor” donde retrata con voz propia anécdotas risueñas y jocosas del quehacer educativo.

En el marco celebratorio del centésimo aniversario de la creación de la Escuela Provincial Nº 6117 JC «Remedios Escalada de San Martín», en el año 2011, hubo un reconocimiento especial a la Sra. Perla Benamú mediante la ordenanza Nº 1300/11- DP Nº 094/11. Aquí compartimos sus palabras de agradecimiento en aquella emotiva noche.

PALABRAS DE DESPEDIDA

“Fuiste para muchos de los docentes de jornada completa un puntal, una guía. Nos enseñaste a amar nuestro trabajo docente y a la escuela pública. Solidaria, sencilla, humana….HASTA SIEMPRE, QUERIDA SEÑORA PERLA! Nos quedamos con tus enseñanzas y los momentos inolvidables que vivimos en la 6117 . Tu familia, amigos, tu escuela, tu barrio, toda nuestra ciudad y los que tanto te queremos lloramos tu partida”, escribió Mónica Soria, quien integra la comisión provincial de AMSAFE.

“Hasta siempre!!!! Jamás pude tutearla porque fue para mí ese ejemplo sólo comparable con lo que fue mi madre. Por eso desde que mi madre se fue, decidí que sea mi madre del corazón, y agradezco que me haya aceptado como su hijo adoptivo. Fue mi gran espejo, la persona en la que me apoye ante las decisiones más difíciles. Y estuvo en toda mi vida laboral, en toda mi vida. Por ella vine a trabajar a esta ciudad, tierra de oportunidades como decíamos juntos. Hasta siempre mami, no tiene idea de cuánto la extrañaré”, escribió Walter Figueroa, quien al ser director del CECLA Nº 6670 impuso su nombre a la granja de la institución.

Ad
Ad
Ad
Ad

También puede gustarle...